TRABAJO EN BODEGA


Al acercarse la época de la vendimia, catamos varias veces a la semana las uvas hasta que nos gusten. Además  analizamos muchos parámetros químicos de la uva como la concentración en azúcar, la acidez, polifenoles…

La vendimia se hace solo por la mañana para que  la uva entre fresca en la bodega, vendimiamos a mano en cajas de 15 kg haciendo una primera selección en el campo cortando solo los racimos bien maduros y sanos.

Por la tarde empezamos la elaboración; hacemos una secunda selección en la bodega de los racimos quitando principalmente granos y partes de racimo que no cumplen con la calidad que deseamos. Tras esta nueva selección la uva pasa a ser procesada.

Elaboramos cada variedad por separado y de manera artesanal. Una vez despalillado y estrujados, los mostos fermentan con sus propias levaduras en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada.

Las catas cotidianas nos permiten determinar el tiempo de maceración y organizar el día del descube; el mosto se prensa y pasa a la zona de guarda en las barricas y tinajas donde acaban la fermentación alcohólica y posteriormente la fermentación malo-láctica.

La calidad de la uva junto al cuidado que tenemos en la bodega nos permite dispensarnos del uso de productos químicos y enológicos durante todo el proceso hasta el embotellado.

Para asegurar una buena  conservación y evolución del vino en botella, los sulfitamos ligeramente justo antes del embotellado.